jueves, septiembre 07, 2006

Comer, fumar, vestir

Hay tres temas del mundo laboral que me atormentan. No son graves, pero si apreciables, y yo lo que quiero es pasar lo más desapercibido posible, que para estas cosas es lo mejor.
Problema Uno: Como solo

En las escasas semanas que he trabajado con horario completo hasta el momento siempre he comido sólo. Los que viven cerca se van a sus casas, los que están a plan se comen un melocotón y media galleta de arroz en el ordenador, la mayoría se baja a un restaurante y unos pocos nos quedamos en la cantina de la oficina.
Para empezar, comer de Tupper es un poco regulero, es como de pobre. En la universidad siempre miraba con un poco de pena a los que hacían cola para el microondas en vez de hacerla para el autoservicio, pero claro, pagaban papá y mamá. Ahora se va a dejar Rita los 7,5 € al día que cuesta comer de menú. No digo que sea caro, que no lo es, pero me descogorcia todos los presupuestos para el mes, y no pienso ceder ni 50 céntimos de fumeque para ello.
Dejando un lado las connotaciones en cuanto a status social que tiene el comer de tupper-ware, el drama aparece cuando además comes sólo. Las secretarias hacen piña y se juntan en una mesita, los técnico se hacen fuertes en otra, y algunos de mantenimiento y servicios generales también dedican media horita al día a estrechar lazos de amistad entre bocado y bocado.
Lo que está claro es que en la cantina ni se gestan las grandes operaciones comerciales ni se reúne la cúpula directiva para decidir el futuro de la empresa. Los únicos jefes que comen en la cantina son los adictos al trabajo, que comen dos granos de alpiste como periquitos y vuelven a su ordeandor a teclear furiosamente. Es por esto, que incapaz de afrontar el vacío social en el que estoy sumido, que queda patente a las 13:45 cada día, intento hacerme pasar por un workaholic y me termino todo muy rápido para que todo el mundo vea la de cosas importantísimas que tengo que hacer, y que no me puedo permitir ni 5 minutos de solaz y esparcimiento...
Necesito algún amigo para enseñarnos la comida a medio masticar y tirarmos pelotillas de pan a la hora de la comida o caeré en depresión... Eso, o que me tripliquen el sueldo para poder comer todos los días primer plato, segundo, postre, café, copa y puro. ¡Hombre ya!
Problema Dos: Fumo mucho
Lo de esperar dos horas entre piti y piti ya pasó a la historia. Mi capacidad de aguantar el mono es inversamente proporcional al tiempo que llevo en la empresa. Ahora ya sólo intento no salir a la calle más de una vez por hora. Es un canteo, lo sé. Por esa razón pensé que debía optimizar mi tiempo de fumeque saliendo a drogarme a la escalera de incendios de mi planta, en lugar de bajarme los tres pisos y volvérmelos a subir cada hora. Lo malo es que la escalera no está habilitada a tal efecto y no hay ni cenicero ni nada, con lo cual al cabo de unos días se empezó a llenar el suelo de colillas. Bueno, pues las recojo y las echo a la papelera, me dije. Lo que pasa es que en la papelera olían... Bueno pues nada, a la calle otra vez...
Luego de repente me dicen que técnicamente la escalera de incendios es parte del lugar de trabajo, por lo que también estraía prohibido fumar allí, y que si me pilla alguno de servicios generales con un poco de mal café me puede abrir un expediente... No llevo un año aún en la empresa y me parecería feo tener ya un expediente. Conclusión, vuelvo a bajarme los tres pisos y me paso la mitad de mi jornada laboral currandome el cáncer de pulmón.
Problema Tres: Voy mal vestido
Después de hacer la entrevista de selección hecho un pincel y ver que la gente iba vestida bastante informal, decidí no ser más papista que el Papa y no ir en traje a currar. Hasta ahí bien. El problema es que se juntan el hecho de que cada vez relajo más mis costumbres con el de que no tengo ropa arregladita y más o menos mona para ir a trabajar. Esta concurrencia da como resultado que vengo todos los días a trabajar en vaqueros, concretamente con los mismos, que tienen una vueltecita dada abajo porque me están grandes.
Con el tema zapatillas me intento cortar y llevar siempre zapatos, pero alguna vez que otra (los casual fridays, me encanta esta expresión) me dejo llevar y mis pies llegan vestidos de un bonito amarillo limón o verde manzana. Tapándome el torso casi siempre llevo una camisa (en verano de manga corta), pero la muy jueguetona ya se resiste a meterse por dentro del pantalón, e incluso hay veces que se esconde (ella y las de su especie) en el cesto de la ropa sucia y me obliga a venir con alguna camiseta zarrapastrosilla... A ver si me explico, no es que vaya hecho un pordiosero a trabajar, pero tampoco me confunden con Arturo Fernández y no sé yo, a lo mejor debería cuidarme más en el vestir...

9 comentarios:

AlvaritoGafasDePasta dijo...

para lo de la comida y el fumeque no se me ocurre nada (yo fumo en mi despacho y como con mi jefe-padre)pero para los estilismos se me ocurre una recomendación: OFTEN es una tienda en la que me visto casi entero y que para venir a currar está bien, formalito, pero no rancio...

bss gigantes!



AGdP

dwalks dijo...

a ver si lo entiendo, si vas a trabajar a diario en vaqueros... cuando toca casual friday ¿que vas? ¿con los linos ibicencos?

de todos modos empiezo a sospechar que ann o'nadada tiene un negro que le escribe los posts. el verdadero ann se hubiera humillado mucho más con un post con el potencial de éste que hemos leído.

Ann O'Nadada dijo...

AGdP: Vive Dios que te haré caso y me pasaré por Often a ver que propuestas me ofrecen en el vestir... Y lo de tu curro es muy fuerte majo, que tienes un morrazo que no te lo crees ni tú...

Ann O'Nadada dijo...

Dwalks: El casual friday también voy con vaqueros, pero me permito el lujo de ponerme unos con un imperdible sujetando un roto en los bajos. Aparte llevo zapatillas de colorinchis y camisetas de maricón. Aunque no llego a los límites de un menda que se casca camisetas de clubes de fútbol, que eso ya si que es muy fuerte...

Ann O'Nadada ya no se humilla. Ahora soy un castigador, así que cuidadín conmigo. ;)

Anónimo dijo...

pues yo que quieres que te diga cada cual ha disfrutar que son dos días y si no mola que se jodan que ahora estamos de bajon en el paro y seguro que pagan bien y mañana ya veremos.

farala dijo...

Qué arte, maricón, qué arte. A ver, punto por punto:

Comer solo: a mí también me pasaba antes, cuando tenía que ir a la facultad. Para tal efecto vienen fenomenal cosas como iPods, periódicos o cualquier material de lectura. El iPod o reproductor emepetrés cualquiera, impide que te lleguen a los oídos las conversaciones de los demás, y te sientes menos cutre. Está bien también que un día vayas a comer fuera, que relaja. Chico, una copa menos y y'astá.

Fumar: yo aguanto perfectamente 5 horas sin fumar en el trabajo. Es que ni me acuerdo. Basta con que no lo pienses. Y sí, es un canteo lo de bajarse cada hora, aunque hay gente en mi empresa que sube, ficha y se baja. Eso sí que es fuerte.

Vestir: en esto no sé qué decirte, porque yo menos pantalones cortos o piratas puedo llevar básicamente lo que me salga del rabo. Pero no sé, siempre pensé que el vestir tiene 0 que ver con la seriedad o capacidad de una persona. Que les zurzan!!! Tengo que ir de compras. Vamos de compras a partir del día 11?

ElRobel dijo...

Bueno, Pos yo estoy mas o menos en las mismas; en lo de comer solo, la semana que viene, q empiezo la jornada partida ya vere lo que hago, aunque como me voy a mudar al lado del curro igual hasta me da tiempo a ir a comer a casa y todo. Antes comia con un compañero; pero lo dejo/le echaron... Y sencillamente paso de comer con las teleoperadoras y/o los jefes.
Lo de fumar, lo soporto bastante bien, al principio me costo pero ahora agunçanto las 8, 9 o 10 horas sin fumar; con alguna crisis de ansiedad durante el cafe, pero se sobrelleva.
En lo de la ropa, no me han dicho nada, mientras que no vaya en chandal de tactel creo que no pasa nada.
Pd- A ver cuanto te duran las actualizaciones diarias.. :P

verdeº dijo...

Ann, de acuerdo con Farala en lo del ipod + lectura. La "Tendencias" o la "Vanidad" a mi me gustan mucho, y siempre hay libros baratos y bibliotecas.
El tabaco sí que es un problema y ahí la solución tiene que salirte desde dentro por esas cosas del mono y tal, pero, ¿has probado los parches, chicles o similares?
O incluso puedes matar dos pajaros d un tiro y leerte el librito ese para dejar de fumar durante la pausa de la comida, mientras escuchas música!
Sobre el vestir, que te voy a decir, seguro que no vas nada mal vestido, sólo que intuyo que te apetece arreglarte un poco más, cuidarte y quererte, y eso está bien. Often es una especie de Pull&Bear de los primeros, ropa básica que no llama la atención y a veces peca de sosa, algo Springfield pero de los de antes. Para ir a trabajar es una buena opcíón, sí.

Ann O'Nadada dijo...

Farala!: Chico, es que el rollo iPod es como muy aislarse, y tampoco quiero cerrar puertas a una eventual conversación o dejar de poner la antena a la de los demás... En cuanto a lo de ir de compras, habrá que cortarse un pelín si queremos ahorra para nuestra independancia no????

Anónimo: Mí no entender... Pero si yo no estoy en el paro...

Robel: ¿Te mudas? Pero si no llevas nada en esa casa aún! La apuesta sobre las actualizaciones veremos quien la gana...

verdeº: Often ya lo conocía. Me he comprado algo allí ya. Lo único que no lo había barajado como posible suministro de vestimentas laborales. En cuanto a los parches o chicles de nicotina, ni de coña. Sólo me fata hacerme adicto a un combinado tabaco real-nicotina vía tópica... ¿Y cuando lo quiera dejar que hago? ¿Me inyecto directamente en vena? Si te gusta Tendencias me vas buscando, que salgo en un número muy requetemono... ;)