miércoles, septiembre 07, 2005

Hoy no somos putas, somos princesas

Pues sí, yo también voy a comentar la película, porque así soy yo de borrego y de poco original. Si alguien no la ha visto ( y quiere verla) mejor que no lea el post. No es que sea muy spoiler, pero algo cuento.

Me gustó, me gustó bastante, para que lo voy a negar, pero hay cosas que por mucho Fernando León que sea no cuelan y punto.

Las putas son putas y no filósofas. No dudo yo que en sus ratos libres alguna guste de leer, pero las conversaciones en las que parecen pensadoras de la Ilustración creo que se repiten más de lo debido. Vale que de repente uno se pone melancólico y poético y te sale ponerte a filosofar sobre lo que somos, de dónde venimos y a dónde vamos, pero con poner una escena de ese tipo ya era suficiente, más ya deja de ser creíble. Las conversaciones sobre lo que le dicen a los clientes me parece que son mucho más apropiadas para describir lo que dos putas se dirían entre ellas. Conste por supuesto que no tengo ni repajolera idea de lo que hablan dos putas cuando se toman un café, pero claramente me inclino por la vertiente chabacana.

Las putas no se llaman Cayetana. El juego de palabras para que al llamarle Caye pudiera sonar a Calle es demasiado facilón y pretencioso. Cayetana es nombre de princesa... Oh, otra obviedad... Cielos, cómo juega este hombre con la dualidad de los personajes...

Candela Peña está bien, cómo siempre, pero ya. Tengo la sensación de verla siempre haciendo lo mismo. Me quedo con Zulema (que por cierto, no se puede estar más buena), con toda la peluquería y por supuesto con la madre, que está increíble.

Mención especial merece el policía corrupto, que fue todo un shock verle en la peli, cuando la última noticia que teníamos de Morris era el ser corresponsal de la Televisión de Galicia en Olé tus videos de Rosa María Sardá. Ximo Rovira, Emilio Linder, Aitor Mazo... Hay que ver cómo era Olé tus videos. Ha resultado ser más cantera que Al Salir de Clase...

Por otro lado, me tengo que quitar el sombrero con el humor de este director, porque es sencillamente genial. La peluquería es toda una fuente de humor ácido y sutil. Llum Barrera (peluquera) y Violeta Pérez (puta pelirroja) hacen unos papeles muy graciosos y creíbles. Lo de que no hacen trencitas por principios es desternillante, y el chiste de las pateras y Violeta diciendo "Sí, es que me he puesto nerviosa" en off, es lo mejor de la peli.

En conjunto, una buena peli, emotiva, graciosa e irreal. Para mi gusto la peor de Fernando León hasta el momento, aunque bueno, el listón estaba ya muy alto.

A partir de ahora, cuando paseemos Flat y yo por su barrio, donde se rodaron muchas de las escenas de la peli, o cuando salgamos de mi casa y a Flat se le pongan los ojos golosos por pasarse por El Retiro, le diré "Hoy nos somos putas, somos princesas"

Besos en las ingles brasileñas.

1 comentario:

DANTE dijo...

oye esa frase me suena muy conocida (la de hiy no somos putas, somos princesas) ke alkzo no es de un libro???????????