lunes, marzo 06, 2006

Uno, dos, tres, cuatro, cinco...

Despues de 5 ó 6 años sin pisar el gimnasio ni hacer el más ligero atisbo de ejercicio físico, hoy ha sido el primer día de mi esperado reencuentro con el reino de la mancuerna, el chándal y el batido de proteínas.

La verdad es que iba bastante acojonadito. No por la ostia que me iban a dar al pagar los tres meses, que ya la tenía asumida, sino porque con la barbaridad que fumo y con mi experiencia corriendo para coger el autobús y necesitando bombona de oxígeno una vez atrapado el vehículo, mucho me temía que me iba a desmayar haciendo 5 minutos de cardiovasculares.

Según he llegado, he abordado al monitor-hipermusculado-con-eterna-cara-de-niño-malo, y le he dicho que mi forma física era tan baja que rayaba el absurdo, y que me pusiese algo light porque me veía dejando el gimnasio a la segunda semana. Y se lo ha tomado al pie de la letra, porque me ha puesto una tabla de señora de 60 años. Yo la verdad es que encantado de la vida. Unos diítas haciendo esa tabla ridícula, hasta que se reduzca un poco el espesor de la capa de alquitrán de mis pulmones, y ya emezaré entonces a motivarme. Con lo que yo he sido... Recuerdo mi época vigoréxica de siempre-puedes-con-una-pesa-más y de si-te-han-dicho-veinte-repeticiones-tú-haces-treinta, y recuerdo también que me puse bastante toro en dos meses, pero qué lejos queda eso...

Cuando he terminado con la musculación y el tío me ha dicho "Bueno, pues ya te puedes ir" yo le he preguntado "¿Pero no hago otros 15 minutos de cardio antes de irme?" y él me ha mirado con cara de "No, gordito, por hoy ya está bien... Bueno, venga, anda, hazte 5 minutos de remo suavito..." Ha sido moderadamente humillante, pero no me ha importado. Bueno, no me ha importado hasta que he visto a un compañero mío del colegio, que solía ser un gafotas obeso y empollón, y que ahora sólo le ataban al pasado las gafas, porque el hijoputa estaba fibroso y cuadrao... Mal rayo le parta...

En fin, que me cuesta un poco levantar los dedos para teclear si que cortaré aquí. Seguiremos informando sobre mi índice de grasa corporal y la evolución de mi masa muscular. Eso espero.

Besos en las ingles.

11 comentarios:

er manué dijo...

Creo que, para mayor automotivación, deberías hacerte fotos para que fueras observando tu transformación, y ponértelas en las cuatro esquinitas de tu cama...

Warrior dijo...

Todo de la vigorexia últimamente. Al final me vais a dejar a un lado y verás qué mal lo paso. Si me tendré que apuntar al gimnasio y todo... *refunfuño*

Maggie Wang dijo...

Hmmm "gordito"... Me lo veo en unas semanas gritándote en plan sargento de hierro "venga, más, dos repeteciones más, ¿quieres que se rían de ti por la calle? Gorrrrrdo, sigue corriendo. ¡Dos horas más!" Questrés de él, la verdá

Eso sí, para ver si realmente va a transformarse en breve, como que necesito que nos cuelgues del monitor su foto EN BOLAS YA!!!

Juan dijo...

Jajaja tú también caes en la maldición de los músculos, el sudor, las espaldas anchas y los abdominales marcados...? mmm... ¿Porqué coño lo llamo maldición?

TB97 dijo...

Tú sigue follando, que es el mejor ejercicio.

Me he descojonado con el sueño Mosquera. Y también a los pies de La casa azul. Mira que descubrirlos ahora... (por cierto, actuan en la sala Sol en abril junto a Corazón)

Hipona dijo...

Ay no, nooo, odio los gimnasios y la gente que va a ellos. Se les reduce la masa encefálica y esas cosas.
No vayas, no merece la pena.

Tony Tornado dijo...

De follar no sólo se vive, TB...

Que además desarollas más unos músculos que otros y no es plan...

Yo en vista de que nunca conseguiré ser oso, también me he apuntado...
Y es que hay unos bakalutis en el de mi barrio que pa que...

Ann O'Nadada dijo...

Manué: Pues no lo había pensado pero sería una gran idea. La verdad es que ni siquiera me he pesado...

Warrior: Verás, cuando esté mazado y vigoréxico perdido seguro que se lleva lo lánguido... Tu estás bien con tu look de niño milagro.

Maggie: El monitor tiene cara de muñeco de "La novia cadáver" así que su foto mejor la obviamos.

Juan: Lo de que si he caído en lo de las espaldas anchas te lo diré dentro de tres meses... a ver si sigo en el gimnasio...

TB97: Te veo superdesactualizado y intentando hacer un commet batiburrillo de los últimos posts... Eso no me gusta, pequeño... Hay que leerme más...

Hipona: No te preocupes, que yo la masa encefálica me la dejo en los vestuarios, para que no se me deteriore con las mancuernas.

Tony: Pues los bakalas todos pa tí, que ya me encargo yo de los osos interesantones

Anónimo dijo...

son unos miserables porq no se dan cuenta ni de lo q hacen fijense bien para q no salgan perdiendo

Anónimo dijo...

ncsrogfd.fanddoee.bfgfsevañldrpa,frwodslaunatrelaq fglfglffnbdfdñlygtma smfdñra bha.gffperalñ angels airr an,mhels a,bggowwla,ngtfalsyypnhbvmajkjlwa.nytqwañ.sañladlaaltsmafhows,dsdñarelyra.df.asñcfde.aslkkdd.lfdñrdedýtf.fdwe`pqa.depozxdcgjmwa.fddowa,aa,eswpda.easoaftur.,gtsd5e3wca.gz4 ss,.e vns7rna anfgede amndssdlws amsesps amfdla dss, aa baewlrf adseyr fdftrer ,

Ann O'Nadada dijo...

Ein?